Viaje a Islandia. Tierra de hielo y fuego

CRÓNICA DE ISLANDIA

Queridos lectores de la página web del Ateno: Os animaría a que no dejaseis de visitar este exuberante país, que no solo cumple  las expectativas del viajero sino que las supera.

Es una tierra entre cielos e infiernos que se dan la mano. Generosa en aguas que afloran y fluyen en cualquiera de sus manifestaciones o estados. Bien como nacederos, manantiales,  fuentes subterráneas y, en superficie, cascadas en sus diversas variedades: Colas de caballo, de gran salto y amplitud y de inmenso caudal, ríos rápidos, ríos perezosos que dibujan grandes meandros, marismas, riachuelos, témpanos de hielo, icebergs, lenguas glaciares grandes, hermanas más pequeñas, toda. s de un mismo padre, el glaciar más extenso de la tierra “Waökull”.

Inmensas extensiones con vapor de solfataras de olor no precisamente delicioso y que nos gustaba atravesar. Aguas  hirvientes, canalizadas, que borboteaban permanentemente. Géiseres en  torno a los cuales se hacía el silencio más reverencial, mientras la expectación crecía esperando que los gorjeos del agua y las ondas del pozo, se sobraran y en un instante la fuerza del chorro lo hiciera elevarse a gran altura, convirtiéndose en parte en vapor  mientras los silentes espectadores intentaban capturar la imagen y emitían un ¡¡¡oh!!!  Pasando a  continuación, mientras el agua del pozo se recogía arremolinándose, a esperar el proceso de formación del siguiente y así  tener un bonito recuerdo para siempre.

¡Y qué decir de los larguísimos y bellísimos fiordos!

Si hablamos del fuego hemos tenido ocasión de ver volcanes cuyo cráter estaba ocupado por hermosísimas aguas turquesa. Hemos conocido los pseudocráteres, los cráteres secundarios y el calor que desprenden del suelo en algunas zonas.

Mientras poníamos un pie en la placa tectónica americana, posábamos el otro en la placa europea que sigue su deriva continental de forma muy lenta.

También pudimos ver la larguísima falla que atraviesa  la isla con sus dos bloques.

Los verdes son un abanico de variedad. En ellos hemos contemplado cientos de ovejas que siempre iban de tres en tres y que se respetaban la distancia con holgura. Plácidas vacas. Y quedamos cautivados por los caballos de raza pura islandesa, de galopar elegante con sus melenas al viento y de lustrosa piel que brillaba aunque no hubiera salido el sol. De pequeña alzada, poseían la cualidad de tener un paso más que el resto de las razas a  la hora de caminar.

Avistamos ballenas aunque no tantas como hubiésemos querido ni tan cerca como hubiésemos deseado. De nuevo silencio sepulcral a la espera de que burbujearan los vapores de su respiración en las aguas, ineludible señal de su presencia silenciosa y júbilo cuando en un instante salía y daba su  gran salto mostrándonos su cola como final del mismo hasta sumergirse.

La capital, Reikjavik, nos pareció original en sus edificios. Samuelson tiene bastante de culpa en ello y quizá hoy día sea el “Harpa” el más emblemático y futurista, permitiendo tamizar a través de su estructura de múltiples cristales las distintas luces del día que lo metamorfosean en gran variedad de azules y oros

Las gentes islandesas son cordiales y se anticipan ante los deseos de los extranjeros, bien sea para sacarte una foto, librarte de apuros en restaurantes de cierta complicación y además respetan la propiedad ajena, colaborando hasta que la encuentras en caso de pérdida. Lo curioso es que la juventud sabe español en gran medida y que los cocineros de la capital son en su mayoría de origen español por el gran prestigio actual de la cocina española. Así como gran número de españoles que traban en verano en toda la isla para sufragarse sus estudios.

Terminamos el viaje con un relajante baño de aguas termales y de barro en el “Blue Lagoon”. Y recordamos el otro baño en Myvatan, que nos produjo la sensación de un largo tratamiento en nuestra piel, convertida en seda.

Saludos y hasta el próximo viaje.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Comments
One Response to “Viaje a Islandia. Tierra de hielo y fuego”
  1. xxx dice:

    Really when someone doesn’t know then its up to other visitors that they will assist, so here it
    happens.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Avda. Barañain, 10 - 1ºA 31008 Pamplona 948275302 ateneo@ateneonavarro.es
A %d blogueros les gusta esto: