Citando “El Quijote”

Lectura del Quijote

Ha sido, es y será siempre el texto cervantino fuente inagotable de citas, reflexiones y referencias que, con distinta intención, alcance o atino no han hecho sino poner de manifiesto la importancia de nuestra novela más universal. Las muchas y variadas alusiones al Quijote esconden en realidad lecturas diversas; la selección encubre interpretaciones o valoraciones significativas.

Quién elige qué y por qué lo hace… supone entablar un diálogo que quisiéramos abrir al conjunto de todos ustedes…

¿Qué palabras merecen hoy su atención?

Incluyan en los comentarios sus frases preferidas (procurando no sobrepasar los 250 caracteres) y las utilizaremos durante el acto de cierre de la Lectura Pública.

Por ejemplo, para romper el hielo:

Una de las cosas que más debe de dar contento a un hombre virtuoso y eminente es verse, viviendo, andar con buen nombre por las lenguas de las gentes”.

Escogida por Margarita Iriarte

Las demás, en los comentarios, por favor:

Comments
22 Responses to “Citando “El Quijote””
  1. Pablo Hernández García dice:

    La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierran la tierra y el mar: por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida.

    • Mª Luisa Delgado dice:

      Por Dios, Sancho -dijo don Quijote- ( ) encomiéndate a Dios y procura no errar en la primera intención; quiero decir que siempre tengas intentoy firme propósito de acertar en cuantos negocios te ocurrieren, porque siempre favorece el cielo los buenos deseos.

  2. “Gran necedad es la risa que de leve causa procede”.

  3. Adriano Duque dice:

    Haz gala, Sancho, de la humildad de tu linaje (…) y préciate más de ser humilde virtuoso, que pecador soberbio. Innumerables son aquellos que de baja estirpe nacidos han subido a la suma dignidad pontificia o imperatoria; y de esta verdad te pudiera traer tantos ejemplos, que te cansarán.

  4. Itziar Aragüés dice:

    No huye el que se retira -respondió don Quijote-; porque has de saber,
    Sancho, que la valentía que no se funda sobre la basa de la prudencia se
    llama temeridad, y las hazañas del temerario más se atribuyen a la buena
    fortuna que a su ánimo.

  5. Carmen dice:

    —Los hijos, señor, son pedazos de las entrañas de sus padres, y, así, se han de querer, o buenos o malos que sean, como se quieren las almas que nos dan vida.

  6. jose luis allo falces dice:

    Es aquí el lugar a donde
    El amador más leal
    De su señora se esconde,
    Y ha venido a tanto mal,
    Sin saber cómo, o por dónde.

  7. Ernesto Arellano dice:

    “Cuanto más, que desnudo nací, desnudo me hallo: ni pierdo ni gano”.

  8. José Ignacio Aranguren dice:

    «dando una gran voz, dijo: ¡Bendito sea el poderoso Dios, que tanto bien me ha hecho! En fin, sus misericordias no tienen límite, ni las abrevian ni impiden los pecados de los hombres»

  9. Inmaculada Cadarso León dice:

    “Hallen en ti más compasión las lágrimas del pobre, pero nunca más justicia, que las informaciones del rico. Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico, como por entre los sollozos e importunidades del pobre”.

  10. Gaudencio Remón Berrade dice:

    Yace aquí el Hidalgo fuerte/que a tanto extremo llegó/de valiente, que, se advierte/que la muerte no triunfó/de su vida con su muerte./Tuvo a todo el mundo en poco/fue el espantajo y el coco/del mundo, en tal coyuntura/que acreditó su ventura/morir cuerdo y vivir loco.
    (Epitafio de Sansón Carrasco)

  11. Rosa dice:

    Sea, pues la conclusión de mi plática, señor hidalgo, que vuesa merced deje caminar a su hijo por donde su estrella le llama; que, siendo él tan buen estudiante como debe de ser, y habiendo ya subido felizmente el primer escalón de las esencias, que es el de las lenguas, con ellas por sí mesmo subirá a la cumbre de las letras humanas

  12. Trinidad Sánchez Outón dice:

    “Y es razón averiguada que aquello que más cuesta se estima y debe de estimar en más”. (I,38)

  13. Eva Galar dice:

    “Don Quijote soy y mi profesión, la de la andante caballería. Son mis leyes hacer el bien y evitar el mal. Huyo de la vida regalada, de la ambición, de la hipocresía y busco para mi propia gloria la senda más angosta y difícil. ¿Es eso de tonto y de mentecato?”

  14. Estela Azcárate Satrústegui dice:

    —No piense vuesa merced, señora duquesa, que ha dicho mucho —dijo Sancho—, que yo he visto ir más de dos asnos a los gobiernos, y que llevase yo el mío no sería cosa nueva.

    • Soberana y alta señora:

      El ferido de punta de ausencia y el llagado de las telas del corazón, dulcísima Dulcinea del Toboso, te envía la salud que él no tiene. Si tu fermosura me desprecia, si tu valor no es en mi pro, si tus desdenes son en mi afincamiento, maguer que yo sea asaz de sufrido, mal podré sostenerme en esta cuita, que, además de ser fuerte, es muy duradera. Mi buen escudero Sancho te dará entera relación, ¡oh bella ingrata, amada enemiga mía!, del modo que por tu causa quedo. Si gustares de acorrerme, tuyo soy; y si no, haz lo que te viniere en gusto; que, con acabar mi vida, habré satisfecho a tu crueldad y a mi deseo.
      Tuyo hasta la muerte,

      El Caballero de la Triste Figura. (Quijote, I, XXV)

  15. Inaxio Goldaracena dice:

    ¡Oh memoria, enemiga mortal de mi descanso!

  16. Julia Fdz. Tellechea dice:

    —¿Tan bueno es? —dijo Don Quijote.
    —Es tan bueno —dijo Ginés— que mal año para Lazarillo de Tormes, y para todos cuantos de aquel género se han escrito o escribieren; lo que le sé decir a voacé es que trata verdades tan lindas y tan donosas, que no puede haber mentiras que les igualen.
    —¿Y cómo se intitula el libro? —preguntó Don Quijote.
    —”La vida de Ginés de Pasamonte” —respondió él mismo.
    —¿Y está acabado? —preguntó Don Quijote.
    —¿Cómo puede estar acabado, respondió él, si aún no está acabada mi vida?

    (Capítulo 22)

  17. —Importa poco eso —respondió don Quijote—, que Haldudos puede haber caballeros; cuanto más, que cada uno es hijo de sus obras (Quijote, I, 4).

  18. Jesús Arlabán dice:

    Come poco y cena más poco, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago

  19. En decir que maldecía mi fortuna dijiste mal —dijo don Quijote—, porque antes la bendigo y bendeciré todos los días de mi vida, por haberme hecho digno de merecer amar tan alta señora como Dulcinea del Toboso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Avda. Barañain, 10 - 1ºA 31008 Pamplona 948275302 ateneo@ateneonavarro.es